Inicio México Chetumal Visita Bacalar y disfruta de un santuario de tranquilidad al natural

Visita Bacalar y disfruta de un santuario de tranquilidad al natural

716
0
Compartir

Se lo conoce por su laguna de los siete colores. Frente a semejante afirmación, entonces ¿cómo uno puede pretender permanecer inalterable cuando la vista nos regala un cielo terrenal pintado de verdes y turquesas? El remate perfecto viene de la mano de una vegetación frondosa que interrumpe la armonía del mar pero aportando un follaje caprichoso y exuberante. Pero Bacalar también es un Pueblo Mágico, nombrado en octubre del año 2007. De esta manera, el combo es completo y el lugar es excepcional: ¡Visita Bacalar y disfruta de un santuario de tranquilidad al natural!

La Laguna de Bacalar y sus alrededores se abre como un abanico de opciones diferentes para el deleite, pero todas ellas en sintonía con este entorno mágico. La primera de ellas, esa tentación a la que nadie se resiste por más de 5 minutos, es darse un chapuzón en al agua brillante y cálida para luego seguir explorando e ir en busca de más. A la orilla de la Laguna de Bacalar, el viajero no sólo puede encontrar varias palapas en donde relajarse sino que también hay varios puestos de comida que invitan a degustar los platos locales, mientras los siete colores sirven como la escena de respaldo. La influencia yucateca es muy fuerte en la gastronomía es por eso que la cochinita pibil es un plato muy popular pero también lo son los mariscos y pescados. Asimismo Bélice también dejó su impronta culinaria especialmente en el plato “rice and beans”.

Luego de la hora de la siesta, los paseos en bicicleta resultan muy agradables para seguir descubriendo la belleza del lugar y, el kayakismo, es una de las vías preferidas para retomar el contacto con el mar y sumergirse en este mundo en degradé de turquesas. Otra de las opciones que no se debería pasar por alto es el Cenote Azul: con sus 90 kilómetros de profundidad, regala una visibilidad que es maravillosa para practicar buceo, permitiendo especialmente revelar una escena pintoresca, en la que se entrelazan raíces y troncos.

Asimismo, la naturaleza es también un componente activo en la definición de este lugar de ensueño. Por un lado, el poblado cuenta con varios rincones históricos en donde vale la pena perderse, por ejemplo, en el Fuerte de San Felipe, la Casa del Escritor y la Parroquia de San Joaquín.

Y por otro lado el sitio ofrece como alternativa turística, una visita a las ruinas arqueológicas cercanas. Viajar en el tiempo y descubrir el pasado en grandes estructuras es una forma de tomar contacto con nuestros orígenes. Una de las ruinas más importantes es la de Chakanbakan ya que posee la Acropólis más grande de estos rincones, aunque también merecen mención Dzibanché y Kohunlich.

Por último, no dejes de llevarte un poco de Bacalar a tu casa. Para eso, puedes aprovechar las artesanías en madera que son propias del poblado y que son fruto de la imaginación y de las destrezas realizadas con las manos. También los huipiles y otros tejidos son perfectos souvenirs.

Aunque la naturaleza ya nos había adelantado que estábamos en el paraíso, después de un día de compras, de historia, de gastronomía y deporte, uno puede terminar de comprobar que efectivamente Bacalar es el edén en la tierra. En tu viaje por Chetumal, ¡no pierdas oportunidad de descubrir este poblado repleto de bellezas naturales!

No ratings yet.

Please rate this

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here