Inicio Destinos Visita Hacienda Mundaca y conoce la historia de amor pirata que allí...

Visita Hacienda Mundaca y conoce la historia de amor pirata que allí se esconde

479
0
Compartir

La historia de un pueblo se manifiesta en sus costumbres cotidianas, en sus danzas, en su gastronomía, en su arte y, por supuesto, en las leyendas que mantienen vivos los relatos populares más apasionantes. Con el pasar del tiempo, desde la época prehispánica hasta los años de revolución, cada rincón de México se fue llenando de emocionantes relatos. Mientras algunos luchaban en guerras y se disputaban costumbres y territorios, otros, simplemente, se amaban y florecían las historias de promesas eternas y de amores posibles o no correspondidos.

En esta línea, Isla Mujeres ha sido refugio de cientos de piratas que navegaban el Mar del Caribe, pero hay una historia muy particular que conforma el imaginario de la isla: la historia del pirata Fermín Antonio Mundaca y Marecheaga. De origen vasco, este bandido navegaba los mares en búsqueda de esclavos y llegó a Isla Mujeres huyendo de la justicia. Mundaca en aquellos tiempos era buscado por traficar esclavos.

Luego de enfrentarse con la Armada Británica en 1858, este pirata decidió quedarse en Isla Mujeres. Y, como todos los hombres de la isla, no pudo resistirse a los encantos de La Trigueña. Dicen que su pelo ondulado era muy largo y oscuro, sus ojos eran verdes como las palmeras y su piel tostada como la mayoría de los caribeños.

Mundaca lo tuvo todo, dicen algunos, menos el amor de La Trigueña. Él quiso agasajarla construyéndole una hacienda como las que jamás se habían visto en la isla, esas de estilo bien europeo. Entonces, invirtió gran parte de su fortuna en hacer esa pequeña casa con esos jardines tan bellos en los que pasarían el resto de su vida en el caso de que ella aceptara su amor.

Los senderos de material que, serpentinos, recorren la selva tropical y los espacios de recreación que bellísimos emergen entre arcos son sólo la carta de presentación de este Hacienda. El nombre de la propiedad era Vista Alegre, pero con el pasar de los años quedó grabada en la memoria popular como Hacienda Mundaca.

Uno de los detalles más llamativos de este lugar fue el famoso arco denominado “La Entrada de la Trigueña”, arco que jamás vio pasar a esa mujer que era esperada por Mundaca todos los días.

Lejos de ser una inmensa hacienda colonial, ésta se caracteriza contrariamente por sus pequeñas dimensiones. Pero cada uno de sus espacios es un libro abierto de historias, de tristeza, espera y ostentación.

En la casita de la Hacienda encontrarás una pequeña muestra de fotografías de aquellos tiempos. Cuando recorras los jardines no podrás dejar de sorprenderte con la belleza de la naturaleza salvaje y tampoco podrás dejar de pensar en cuán llamativa habrá sido esta Hacienda en aquellos tiempos, sobre todo, en una isla de tan pocos habitantes.

Visita Hacienda Mundaca y conoce la historia de amor pirata que allí se esconde. Caracterizada por la esperanza, la espera y la tristeza, esta historia de amor nunca pudo concretarse pues, La Trigueña, jamás acepto todo lo que el pirata le ofrecía.

Mundaca fue un personaje oscuro y muy especial, que estremecía a los habitantes de la isla. Alice D. Le Plongeon relata esto a la perfección: “(…) rara vez se acercaba a la villa. Cuando él pasa a lo largo de la playa, al crepúsculo, la amistosa charla es de repente acallada, y alguno exclamaba en un atemorizante susurro ¡Ahí va Mundaca!”.

Ven a comprender y a descubrir todos los relatos que conforman el imaginario de este paradisíaco lugar del Caribe, ¡ven a descubrir Isla Mujeres!

No ratings yet.

Please rate this

This post is also available in: English (Inglés)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here