Inicio Destinos Celestún, Yucatán: un paseo entre elegantes flamencos y playas vírgenes

Celestún, Yucatán: un paseo entre elegantes flamencos y playas vírgenes

1869
0

¡Cuántos paraísos tiene Yucatán! ¡Cuán bendecida ha sido esta tierra! El estado yucateco es uno de los destinos turísticos más pujantes del país, tanto para los que desean viajar en el tiempo, disfrutando de culturas ancestrales, como para los que quieren descansar en oasis naturales soñados. ¿Cuántas veces te has imaginado en una playa desértica de arenas blancas y aguas azules? Muy bien, ese paraíso natural con el que has soñado existe y se llama Celestún.

Esta pequeña población de pescadores se encuentra ubicada a 95 km de la ciudad de Mérida y, a diferencia de la mayoría de las playas de Yucatán, posee un ecosistema combinado que se convierte en el principal atractivo del lugar. ¿Cómo es esto? Celestún tiene la dicha de ubicarse en las costas del Golfo de México y, además, de estar abrazada por una franja de manglar que corre en paralelo a las costas de arenas resplandecientes. Aguas dulces y saladas se encuentran en Celestún dando vida a un universo natural sin precedentes. ¿Deseas descubrirlo?

Conocer este paraíso es simplemente disfrutar de un paseo entre elegantes flamencos y playas vírgenes, es entrar en contacto directo con lo más exótico de la Península de Yucatán, es recorrer salinas, visitar cenotes, disfrutar de la típica vida de playa y animarte a la aventura en la selva tropical.

Para que puedas dimensionar el exotismo del que hablo, tan sólo imagina que este lugar ha sido declarado como Refugio Faunístico y Área Protegida desde hace más de 30 años; es por ello que no ha sido invadido por cadenas hoteleras inmensas como si sucede en otras áreas de la región.

A diferencia de los demás destinos de playa de México, en Celestún solo encontrarás franjas costeras blancas e impecables, aguas turquesas y cristalinas, y una que otra palapa en la que degustarás exquisitos mariscos elaborados por los lugareños. Aquí, nada es masivo, nada es moderno; al contrario, este paraíso se conserva como si jamás hubiese sido testigo de la presencia humana, y es esta característica la que lo convierte en un sitio fascinante.

Si bien son muchos los paseos que podrás realizar en este lugar, el mejor es el avistaje de flamencos rosas. Estas elegantes criaturas engalanan los esteros de Celestún y se convierten en lema y estandarte del lugar. Su belleza es, realmente, impactante, no sólo por el porte de las aves sino además por el color tan intenso de su plumaje, el cual tiñe de encantos las aguas oscuras de los esteros, aguas que devuelven fielmente sus figuras en forma de espejo.

Si deseas más aventura, la navegación será lo mejor para ti. La misma comienza en Ría Celestún, morada de inmensos y deliciosos manglares, y continúa en paralelo a las costas, entre pelícanos y cocodrilos para finalizar en las aguas azules del Golfo de México.

La Reserva de la Biósfera de Celestún te espera para mostrarte cuan ricas son sus tierras, para que disfrutes de un encuentro genuino con uno de los ecosistemas más abundantes de la Península. ¿Te lo vas a perder?

No ratings yet.

Please rate this

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here